¿Qué es la profilaxis antibiótica? por Armando Sánchez Mejía

Es la práctica de administrar dosis de antibióticos antes de un procedimiento quirúrgico para disminuir la incidencia de infecciones postoperatorias. Su dosis está determinada por el tipo de microorganismos e infección con más probabilidad de ocurrir, las condiciones clínicas del paciente, el tipo de cirugía, el tiempo de duración de la misma y conocer a detalle las características de los antibióticos para poder recetar el más apropiado.

Se recomienda cuando la cirugía a realizar se encuentra en lugares con una alta incidencia en infecciones o si se trata de un implante.

Se recomienda administrar la profilaxis una hora antes de la cirugía para cirugías de menos de dos horas y en caso de ser más larga, administrar una segunda dosis una vez acabado el procedimiento. Cuando se está operando el colon el médico administrará antibióticos orales 24 horas antes de la cirugía.

 

¿Por qué se usa?

Para disminuir la incidencia de infecciones nosocomiales. Las infecciones son las principales causas del fracaso de las cirugías; si tomamos en cuenta que la mayoría de los patógenos encontrados en los hospitales son más resistentes y más variados que los encontrados en el exterior, es importante darle apoyo al paciente mientras su cuerpo y sistema inmune se recuperan, sin contribuir al creciente número de Multi-drug resistant organisms (MDRO) u organismos resistentes a múltiples drogas.

 

Infecciones.

 

Una infección ocurre cuando el número de microorganismos que invaden los tejidos supera nuestras defensas. Una infección puede ocurrir por el contacto con instrumental quirúrgico contaminado, ropa no estéril, fluidos contaminados, por medio aéreo, entre otros y fácilmente puede poner la vida del paciente en riesgo.

 

Existen otros factores que pueden aumentar la probabilidad de contraer una infección como:

Tipos de cirugías y su influencia en el riesgo de infección.

 

Cirugía limpia.

Riesgo de infección: 1% – 5% sin el uso de profilaxis.

Se considera cirugía limpia cuando: no hay inflamación, no existe trauma ni operación traumatizante previa y cuando se mantenga la asepsia quirúrgica en todo momento.

 

Cirugía limpia – contaminada.

Riesgo de infección: 5% – 15% sin el uso de profilaxis.

Se considera cirugía limpia – contaminada cuando: el procedimiento ocurre en cavidades con microorganismos sin vertido significativo y cuando la intervención es traumática.

Cuando se operan el tracto respiratorio, digestivo (exceptuando el intestino grueso) o genitourinario.

 

Cirugía contaminada.

Riesgo de infección: 15% – 25% sin el uso de profilaxis.

Se considera cirugía contaminada cuando: hay inflamación aguda sin pus, heridas recientes.

Cuando se trata de una cirugía colorrectal.

 

Cirugía sucia.

Riesgo de infección: 40% – 60% sin el uso de profilaxis.

Se considera cirugía sucia cuando: ocurre el vertido de una víscera, cuando hay pus o cuando la herida lleva varias horas sin haber sido tratada.

 

Debido a que las consecuencias del mal uso de la profilaxis antibiótica es el desarrollo de MDROs se debe tener mucho cuidado al momento de administrar los antibióticos. Se debe estar seguro del tipo de antibiótico y de la dosis a usar.

Desde luego la mejor alternativa siempre será trabajar en un ambiente completamente estéril, sin embargo es muy difícil de lograr debido a la naturaleza misma de un hospital.

 

Es por esto que Hindernis diseño 5 líneas, cada una con diferentes paquetes quirúrgicos, para especialidades. Todos están certificados con los más altos estándares AAMI para asegurar su esterilidad. Conócelas, pruébalas, convéncete.

 

Hindernis

Ponte en contacto con nosotros:

Tel: 1741-4202

 

Referencias: