Protocolo de esterilización para la ropa quirúrgica - Hindernis

La esterilización destruye todos los microorganismos en la superficie de un objeto o en un fluido con la finalidad de prevenir la transmisión de enfermedades asociadas con el uso de ciertos artículos médicos. Aunque el uso inadecuado de estos representa un alto riesgo de transmisión de patógenos, son extremadamente raros los casos documentados en los que tal transmisión se asocia con una esterilización inadecuada. Esto se debe a que existe un protocolo de esterilización con amplios márgenes de seguridad en el proceso.

La entrega de productos estériles para su uso en el cuidado del paciente depende no solo de la efectividad del proceso de esterilización, sino también del diseño de la unidad, la descontaminación previa de los artículos médicos y su empaque, el monitoreo del proceso de esterilización y la idoneidad del ciclo para el contenido de la carga. Idealmente, el área de procesamiento central debe dividirse en al menos tres áreas: descontaminación, empaque y esterilización, y almacenamiento. El monitoreo se lleva a cabo en todas ellas.

Procedimiento de esterilización para ropa quirúrgica

Cuando se emplea ropa reutilizable en el quirófano, esta se debe recoger lo antes posible al final de cada operación. Según el protocolo de esterilización, debe haber dos recipientes: uno para ropa húmeda contaminada con componentes orgánicos (por ejemplo, sangre) y otro para ropa seca, aparentemente limpia a la vista. Esto se recibe en el área de descontaminación donde, además, se clasifica y descontamina con detergentes para reducir la carga biológica y eliminar materiales extraños que interfieran en la esterilización.

El área de empaque es para inspeccionar y empaquetar el material limpio, pero no esterilizado. Se requiere inspección para confirmar que la limpieza se haya realizado correctamente. El empaque debe realizarse de acuerdo con las pautas proporcionadas por la Asociación para el Avance de la Instrumentación Médica (AAMI – Association for the Advancement of Medical Instrumentation) u otras organizaciones internacionales.

El material de empaque debe permitir la penetración del esterilizante, proporcionar protección contra la contaminación durante la manipulación, proporcionar una barrera eficaz a la penetración microbiana y mantener la esterilidad del artículo procesado después de la esterilización. En un protocolo de esterilización, el método elegido para esterilizar debe ser compatible con el artículo que se va a someter a tal proceso, pues se deben evitar daños y lograr una alta reducción de microorganismos que demuestre la garantía de esterilidad.

El área de almacenamiento de los productos finalmente esterilizados debe ser un área de acceso limitado con temperatura y humedad controladas.

Monitoreo del protocolo de esterilización

Se realiza un seguimiento de rutina para verificar el funcionamiento de los esterilizadores y el proceso de esterilización con tres tipos de monitores: físico, biológico y químico. El control se realiza cuando un esterilizador se instala por primera vez y para evaluar el rendimiento de rutina a partir de entonces, lo que garantiza que se haya logrado una esterilización eficaz. El monitoreo de rutina consiste en monitorear cada paquete y carga de esterilización, la eficacia del esterilizador y las pruebas periódicas de garantía de calidad del producto.

Es por esto que en Hindernis aplicamos un riguroso protocolo de esterilización para garantizar que los paquetes de ropa quirúrgica desechables son completamente seguros a la hora de su uso por el personal médico en el quirófano. Por lo tanto, la seguridad tanto de profesionales de la salud como de los pacientes, está asegurada en todo momento.

 

 

Fuentes: 


Categorías:

Blog Innovación