Estrategias para prevenir infecciones del sitio quirúrgico

Las infecciones del sitio quirúrgico se presentan después de la cirugía en el lugar u órgano donde se ha llevado a cabo una incisión. Su prevención resulta de gran importancia, pues cada vez aumenta la cantidad de procedimientos quirúrgicos realizados en el mundo. Además, representan un porcentaje significativo del total de los daños ligados a la atención médica, pues las infecciones son más frecuentes en países de bajo y mediano desarrollo. En los entornos más desafiantes pueden afectar hasta un tercio de los pacientes quirúrgicos.

Aunque la prevención de este tipo de infecciones permanece con una alta prioridad en todo el mundo, incluyendo países desarrollados, se trata de una práctica particularmente compleja. Los riesgos incluyen numerosos factores que suelen estar determinados por la condición del paciente, el sistema y el entorno, así como también por los comportamientos y acciones relacionados con la organización y la asistencia médica.

Datos adversos con respecto a las infecciones del sitio quirúrgico

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado algunos datos de interés que permiten comprender la importancia de la prevención:

  • Estas infecciones amenazan la vida de cientos de millones de pacientes cada año.
  • Contribuyen a la propagación de microorganismos resistentes a los antibióticos.
  • En los países de bajo y mediano ingreso, estas infecciones son las más frecuentes y se presentan en el 11,2% de los pacientes quirúrgicos.
  • Hasta el 20% de las mujeres en África que tienen una cesárea desarrollan una infección de la herida postoperatoria.
  • En los EE. UU. este tipo de infecciones dan como resultado 400,000 días adicionales en el hospital, lo que tiene un costo de 10 mil millones USD por año.
  • Las infecciones del sitio quirúrgico no solo se asocian con una mayor cantidad de días en el hospital durante la etapa postoperatoria, sino que pueden requerir procedimientos quirúrgicos adicionales e incluso cuidados intensivos. Esto se traduce en una mayor morbilidad y mortalidad.

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud

Aunque las recomendaciones de la OMS para la prevención de las infecciones quirúrgicas consideran los periodos preoperatorio y postoperatorio, solo se mostrará un resumen de las medidas intraoperatorias por ser la etapa más crítica de la atención quirúrgica:

  • No utilizar sistemas de ventilación con flujo de aire laminar, particularmente en el caso de pacientes sometidos a cirugía de artroplastia total.
  • Usar una solución a base de alcohol que contenga gluconato de clorhexidina para la preparación de la piel.
  • Administrar una fracción del 80% de oxígeno inspirado en adultos sometidos a anestesia general con intubación endotraqueal.
  • Usar campos y batas quirúrgicas estériles no tejidos, desechables o reutilizables. Hindernis ofrece varias líneas de ropa quirúrgica estéril de alta calidad que permiten contribuir con la prevención de infecciones del sitio quirúrgico.
  • Establecer protocolos que permitan el control intensivo de la glucosa en la sangre, incluso para pacientes no diabéticos.
  • Considerar la irrigación de una solución acuosa de povidona yodada antes del cierre de la herida, incluso en aquellas consideradas limpias.
  • No realizar irrigación de antibióticos en las heridas.
  • Considerar el uso de dispositivos protectores de heridas en todos los procedimientos abdominales.
  • Considerar el uso de suturas recubiertas con triclosán.
  • Mantener asepsia y disciplina en el quirófano.

 

Fuente: