Prevención de infecciones por microorganismos multirresistentes

Los organismos multirresistentes forman parte de un conjunto de microorganismos (principalmente bacterias) que son resistentes a una o más clases de agentes antimicrobianos e incluyen el Staphylococcus aureus, resistente a la meticilina; los enterococos, resistentes a la vancomicina; y ciertas bacterias gramnegativas. Tienen implicaciones importantes para la prevención y el control de infecciones pues todos los entornos de atención médica se ven afectados por su aparición y transmisión.

Las prácticas clínicas asociadas a la prevención de infecciones usualmente reducen la presencia de estos organismos multirresistentes en entornos de atención médica e incluyen el manejo óptimo de los catéteres vasculares y urinarios, la prevención de la infección del tracto respiratorio inferior en pacientes intubados, el diagnóstico preciso de las etiologías infecciosas y la selección y utilización razonable de antimicrobianos.

Control de infecciones

Los diferentes tipos de medidas que deberían ser implementadas en centros de atención médica para controlar o erradicar este tipo de microorganismos multirresistentes incluyen medidas de prevención básicas y de contacto, uso razonable de antimicrobianos, vigilancia del paciente de manera continua, limpieza y educación.

Medidas de prevención básicas y de contacto

Debido a que suele ocurrir con frecuencia que no se detecten colonias de organismos multirresistentes, lo más recomendable es seguir las medidas de prevención básicas como, por ejemplo, la higiene de las manos. Por su parte, las medidas de contacto permiten prevenir la transmisión de agentes infecciosos por contacto directo o indirecto con el paciente o su entorno, lo que pudiera incluir ciertas prácticas de aislamiento, especialmente durante los brotes.

Con respecto a lo anterior, toma gran importancia que el trabajador de salud use bata y guantes en todas las interacciones que puedan involucrar el contacto con el paciente o áreas potencialmente contaminadas en el entorno del paciente. La gama de productos que ofrece Hindernis representa una excelente barrera de protección, pues cumple con los estándares AAMI que garantizan altos niveles de seguridad a los usuarios.

Uso razonable de agentes antimicrobianos en microorganismos dañinos

Los cambios en el uso de antimicrobianos se han asociado con una disminución en la aparición de organismos multirresistentes. Tales cambios permiten lograr un tratamiento antimicrobiano razonable y efectivo de infecciones mediante el uso de agentes de espectro limitado, evitando la duración desproporcionada del tratamiento y restringiendo el uso de antimicrobianos de amplio espectro para el tratamiento de infecciones graves cuando no se conoce el patógeno o cuando otros agentes efectivos no están disponibles.

Vigilancia

Es una de las medidas de mayor importancia, ya que se esto se debe considerar prioritario en cualquier programa de prevención y control de infecciones, en especial por microorganismos multirresistentes, pues permite la detección de patógenos emergentes, el monitoreo de tendencias epidemiológicas y la medición de la efectividad de las medidas implementadas.

Limpieza

La adherencia a las prácticas recomendadas de limpieza es un factor determinante para el éxito en el control de la transmisión de organismos y otros patógenos en el entorno de atención médica. Además, es importante que se lleven a cabo prácticas de limpieza frecuentes cuando existe evidencia de contaminación ambiental y transmisión continua de bacterias.

Educación

La implementación de esta medida pretende crear un cambio en el comportamiento como resultado de una mejor comprensión del problema asociado a los microorganismos multirresistentes. De hecho, las campañas educativas enfocadas en la prevención y el control de infecciones se han asociado con una reducción de la transmisión de bacterias en varios entornos de atención médica.

 

Fuentes:

 


Categorías:

Blog Innovación