Prevención e impacto de las enfermedades nosocomiales

Las enfermedades nosocomiales representan una de las grandes preocupaciones dentro de los centros de salud debido a la gran capacidad que tienen las bacterias que abundan en estos espacios para soportar y contaminar un medio. Debido a ello, la Organización Mundial para Salud (OMS), así como cada uno de los más importantes organismos reguladores, han colocado gran énfasis en la prevención de las mismas. 

Epidemiología de las enfermedades intrahospitalarias

Las enfermedades intrahospitalarias son una constante preocupante en la mayoría de los centros de salud ya que, principalmente durante las prácticas de asistencia que se prestan a los pacientes en hospitalización y atención ambulatoria, el riesgo de contraer una enfermedad contenida dentro de estos espacios es altamente probable.

Al respecto, se ha determinado que al menos el 5% de los pacientes son afectados por ello. Además, la tasa de morbimortalidad asociada es una de las más elevadas, así como el elevado gasto que estas representan para los sistemas de salud. 

Por lo general, los procedimientos que comprometen a los pacientes suelen ser:

  • Cirugías: pueden ser de rutina o altamente invasivas.
  • Tracto respiratorio: regularmente asociados a la contaminación de los equipos para asistencia respiratoria.
  • Tracto urinario: esto ocurre por la contaminación del equipamiento médico como sábanas, batas, entre otros. Pero también, por la contaminación de los urinales portátiles y fijos.
  • Catéter vascular: esta es la más común y se produce, no porque el catéter esté contaminado, sino porque la indumentaria del enfermero o médico, sí lo está. Por ejemplo, los guantes.

Si no existe un equipamiento o vestimenta adecuados, los pacientes están expuestos a bacterias como: 1. S. aureus y 2. Enterococos, ambos resistentes a un amplio espectro de antibióticos.

¿Qué hacer para evitar las enfermedades nosocomiales?

Para evitar en una gran medida las enfermedades intrahospitalarias es necesaria y obligatoria la desinfección y esterilización del medio, y esto se logra mediante el uso de material de apoyo de última tecnología que cubra las  especificaciones necesarias para la correcta sanitización de estos espacios.

Ropa quirúrgica recomendada por la OMS para la prevención de enfermedades intrahospitalarias:

  • Batas: Preferiblemente elaboradas con materiales que sobrepasen las necesidades de higiene para la ropa un solo uso y esterilizables según sea el caso médico.
  • Guantes: Compuestos con las medidas de control apegadas a los estándares de esterilización, materiales y degradación para desechar adecuadamente.
  • Mascarillas y cubrebocas: Compuestas por materiales repelentes que eviten la filtración de la mayoría de las bacterias causantes de las enfermedades virales más comunes. Pero también, que eviten la adquisición y transmisión de otros virus.

Hindernis: la mejor solución para la prevención de las enfermedades intrahospitalarias

En la actualidad, en Hindernis ofrecemos opción definitiva en productos de alta calidad para uso quirúrgico, apegados a los más estrictos estándares de calidad para los departamentos de salud. Entre nuestros productos destacados se encuentran: batas de uso quirúrgico, guantes, cubrebocas, adhesivos y toda una variedad de kits para cada tipo de intervención quirúrgica. Por lo que cada uno de ellos cubre una necesidad específica. Ofreciendo así, lo necesario para procurar un ambiente libre de potenciales contaminantes tales como bacterias y virus.

Así mismo, todos nuestros productos cubren completamente con los estándares de la AAMI para la prevención de las enfermedades nosocomiales; así como los protocolos exigidos por ANSI.

 

Fuentes:


Categorías:

Blog Innovación