Retos del personal de quirófano durante emergencias sanitarias

Con frecuencia, la capacidad del sistema de salud para proceder de manera apropiada ante emergencias sanitarias y prestar una atención de calidad, se ve afectada por un conjunto de elementos de importancia que incluye: la accesibilidad a las instalaciones de atención médica y la disponibilidad tanto de personal de quirófano competente, como de recursos. Sin embargo, la gestión organizacional, la infraestructura de los centros de atención y el suministro continuo de servicios básicos, también son clave en situaciones extraordinarias.

En teoría, los centros de salud deberían estar preparados para tales emergencias y proveer un entorno seguro para el personal, los pacientes y los visitantes. Al respecto, tanto la infraestructura como los equipos y suministros son esenciales para prestar el servicio sanitario de manera adecuada. Además de la energía y el agua, el saneamiento, la gestión de residuos y la existencia de bienes esenciales son concluyentes, lo que incluye equipos de diagnóstico, equipos de protección personal y suministros médicos. 

Personal de quirófano vulnerable

En situaciones de emergencia, los trabajadores de la salud pueden quedar particularmente vulnerables a una amplia variedad de situaciones de riesgo. Entre estas, resaltan la carga de trabajo adicional, la presión psicológica debido a ser constantemente sometidos a situaciones de conflicto y estrés, y el riesgo de exposición a infecciones mortales debido a la falta de equipo de protección personal adecuado. 

En el caso particular del personal de quirófano local, es posible que estos no hayan sido capacitados adecuadamente, por lo que pueden carecer de competencias específicas de respuesta ante desastres, tales como la prevención y control de infecciones, vigilancia y comunicación de riesgos y manejo de casos. Incluso, de existir escasez de personal previamente, esto pudiera incrementarse aún más debido al reclutamiento por parte de agencias humanitarias internacionales que ofrecen atractivos paquetes de remuneración a cambio de apoyo in situ.

Gestión de riesgos e instalaciones de salud más seguras

Según recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada Estado y su respectiva población, pueden garantizar centros de atención médica más seguros y mejor preparados para emergencias, mediante la implementación de las siguientes medidas:

  • Desarrollo y ejecución de políticas y programas nacionales que permitan que las instalaciones de salud sean seguras ante situaciones de emergencia.
  • Selección de sitios geográficamente seguros para la construcción de instalaciones de salud. En general, se requiere un diseño y construcción que garanticen la seguridad.
  • Evaluación del nivel de seguridad en centros de salud existentes. Para esto se puede utilizar el Índice de Seguridad Hospitalaria desarrollado por la OMS.
  • Protección del personal de quirófano mediante la adquisición de equipo de protección personal adecuado. Para este caso, ponemos a tu disposición nuestra amplia gama de ropa quirúrgica y cubrebocas de alta calidad para hacer frente tanto a situaciones cotidianas como a emergencias imprevistas.
  • Disponibilidad de equipos, medicamentos y suministros en general.
  • Suministro de servicios esenciales de manera continua en las instalaciones de salud.
  • Creación de alianzas entre los establecimientos de salud y la comunidad.
  • Desarrollo de programas de gestión de riesgos de emergencia y planes de respuesta, así como su verificación y actualización convenientemente.
  • Capacitación en materia de seguridad y protección civil para el personal de quirófano y todos los trabajadores de salud que desempeñen funciones dentro del hospital. 
  • Continuo análisis y aprendizaje de emergencias y desastres ocurridos en el pasado.

 

 

Fuentes: