¿Cuáles son los microorganismos patógenos más comunes?

Hay cinco tipos principales de microorganismos patógenos que producen enfermedades en humanos: bacterias, virus, hongos, protozoos y priones. Sin embargo, exponerse a un patógeno no necesariamente produce una enfermedad. El individuo debe exponerse al patógeno y existir la posibilidad de que este ingrese al cuerpo. También es importante que el número de organismos sea suficiente para producir una enfermedad, tenga la capacidad de producir toxinas y el poder para superar las defensas del huésped.

Los microorganismos pueden ingresar al cuerpo humano a través de la piel; los tractos respiratorio, digestivo y urinario; y el sistema reproductivo. Pero ocurre que algunas personas pueden ser más susceptibles a contraer alguna enfermedad debido a la edad, el género, la herencia, los hábitos de vida, la ocupación, la exposición a ciertos elementos, las condiciones comórbidas preexistentes y las influencias psicógenas. Las rutas de transmisión de patógenos incluyen corrientes de aire, contacto directo e indirecto, transfusiones de sangre y vectores.

Tipos de microorganismos patógenos

Las bacterias constituyen el grupo más grande de patógenos. Algunas incluso son capaces de producir esporas, que son una forma resistente de la bacteria. Algunos ejemplos de enfermedades producidas por bacterias incluyen el tétanos (Clostridium tetani), la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis), el cólera (Vibrio cholerae), la meningitis bacteriana (Neisseria meningitides) y la faringitis estreptocócica (Streptococcus pyogenes).

Por su lado, los virus son microorganismos más pequeños que las bacterias. La mayoría son patógenos, a excepción de los virus bacteriófagos. Ejemplos de patógenos virales incluyen el rinovirus (resfriado común), el virus de hepatitis A-G, la rubeola (sarampión), la varicela y el virus de inmunodeficiencia humana (la causa del SIDA) y por supuesto, el SARS-CoV-2 (COVID-19).

Los hongos son microorganismos patógenos particularmente oportunistas. Es probable encontrarlos en personas que experimentan deficiencia inmunológica, inmunosupresión, que se han sometido a quimioterapia, terapia con antibióticos o padecen una afección comórbida como la diabetes. Los hongos del género Aspergillus comúnmente afectan las vías respiratorias; el Cryptococcus neoformans causa una forma de meningitis.

Las infecciones por protozoos se transmiten por contaminación fecal-oral, ingestión de alimentos o agua contaminados y vectores como los mosquitos. Ejemplo de esto es la gastroenteritis (Entamoeba histolytica, Giardia lamblia) y la malaria (Plasmodium maleriae).

Los priones son proteínas simples, mucho más pequeñas que un virus, y de naturaleza única porque carecen de material genético. Todas las enfermedades causadas por priones perturban el sistema nervioso y son mortales porque el sistema inmune no reconoce las proteínas como extrañas. Por lo tanto, el individuo no desarrolla protección.

Signos, síntomas y prevención de enfermedades

Los signos de enfermedad son objetivos y medibles, mientras que los síntomas son subjetivos porque no es posible medirlos como, por ejemplo, el dolor. Los médicos deben confiar en los signos y hacer preguntas sobre los síntomas, el historial médico y las actividades recientes del paciente para identificar una enfermedad en particular y el posible agente causal. Sin embargo, el diagnóstico se complica por el hecho de que diferentes microorganismos pueden causar signos y síntomas similares en un paciente.

La OMS por su parte, resalta la importancia de utilizar ropa médica desarrollada tecnológicamente para garantizar la higiene en los espacios destinados al cuidado de la salud; y sobre todo, recomienda el uso de cubrebocas como medida para evitar enfermedades ocasionadas por microorganismos patógenos, ya que la boca es la principal vía de acceso entre el medio ambiente y el cuerpo.

 

Fuentes: