Principales medidas de prevención de enfermedades aeróbicas

Las bacterias aeróbicas son las que tienen mayor prevalencia como contaminantes en las superficies hospitalarias. Aunque la transmisión de varios tipos de microorganismos patógenos suele ser dependiente de las superficies ambientales contaminadas debido a su capacidad para formar endosporas resistentes, las vías de transmisión suelen ser más complejas que esto, pues también incluyen las manos de las personas, objetos y el aire. De allí la importancia de implementar medidas de prevención de enfermedades específicas.

Las superficies contaminadas juegan un papel importante en la endemicidad y transmisión epidémica de ciertos patógenos que causan infecciones. Sin embargo, la posibilidad de que tales superficies contribuyan a la transmisión de patógenos depende de varios factores: la capacidad de los patógenos para permanecer en una variedad de superficies secas; la frecuencia con la que se contaminan las superficies que suelen tocar las personas; y si la contaminación es lo suficientemente alta como para provocar la transmisión de patógenos.

Principales recomendaciones y medidas de prevención de enfermedades

La exposición imprevista a patógenos presentes en el ambiente puede provocar infecciones con morbilidad y/o mortalidad significativa. Al respecto, es importante considerar diversas medidas para garantizar el bienestar de la población general. Algunas de estas son:

  • Identificar las fuentes de infección lo antes posible. 
  • Desarrollar e implementar políticas para el control de infecciones – Tales políticas consideran quiénes tienen el mayor riesgo de contraer o transmitir patógenos, además de incluir las precauciones que se deben tomar para reducir la transmisión.
  • Educar a la población con respecto al control de infecciones – Las personas deben saber cómo identificar infecciones comunes y ayudar a prevenir su propagación.
  • Desinfectar y mantener limpias las superficies – Se deben utilizar limpiadores que contengan lejía, pues estos ayudan a prevenir la transmisión accidental de infecciones.
  • Lavarse las manos – Esta es la base de cualquier conjunto de medidas de prevención de enfermedades. Se debe emplear agua tibia y jabón y realizar movimientos vigorosos durante al menos 20 segundos.
  • Utilizar equipo de protección personal apropiado – Cuando la transmisión implica gotitas o aerosoles es necesario utilizar mascarillas y/o protectores faciales.  

México como uno de los países con mayor uso voluntario de la mascarilla

En un estudio publicado en octubre, realizado por la Universidad Imperial de Londres, se ha evidenciado que México es uno de los países con mayor implementación de la mascarilla de manera voluntaria como una forma de evitar la transmisión del virus SARS-Cov-2. Se analizó el comportamiento de las personas y, en México, la respuesta fue positiva del 80% de los encuestados incluso supera a Estados Unidos y Canadá. Solo en países como España, Filipinas y Singapur el porcentaje de la población que usa protección es mayor al 90%. 

Además, en tal estudio se hace énfasis en los gobiernos de India y México como los más estrictos cuando se trata de la implementación de medidas de prevención de enfermedades, particularmente durante la actual emergencia sanitaria. Esto es destacable, pues en los primeros meses de la pandemia, la población mexicana que usaba mascarilla ni siquiera superaba el 70%. En la actualidad, los encuestados manifiestan que no solo se protegen a sí mismos, sino también a su familia y el resto de las personas con las que interactúan. Si deseas conocer más sobre los cubrebocas y equipos de protección disponibles en Hindernis, entra aquí.

 

 

Fuentes: