5 habilidades para los líderes del cuidado de la salud

En el sector salud es indispensable contar con un individuo capaz de formar y liderar un equipo multidisciplinario que se enfoque en mejorar la gestión del cuidado de la salud para ofrecer un servicio de calidad. ¡Es necesario un líder!

El liderazgo en el cuidado de la salud es el proceso de dirigir, organizar, diseñar y optimizar las actividades del equipo interdisciplinario, propiciando la comunicación y el trabajo en equipo que permita el logro de los objetivos de la organización.

¿Cuáles son las habilidades que resaltan en un buen líder del cuidado de la salud?

Para llevar a cabo un liderazgo efectivo, el líder debe valerse de las siguientes habilidades:

Saber definir la realidad

De nada sirve que las intenciones del líder del sector salud sean las mejores si no conoce el panorama desde el que parte su gerencia. Un buen líder recolecta y examina de forma cuidadosa la información disponible.

Para ello se vale de los datos demográficos y epidemiológicos del sistema regional de salud y de los problemas expuestos por sus colaboradores basados en variables medibles que le ayuden a dirigir todos sus esfuerzos y su talento a la búsqueda de soluciones factibles y efectivas.

Escuchar activamente

Quien se dedica al cuidado de la salud y desea ser un gran líder debe reconocer que sin las opiniones, las ideas y los puntos de vista de los trabajadores y pacientes serán escasos los logros que puedan alcanzar durante su gestión.

En entrevistas y al comunicarse con sus colaboradores, el líder debe poner en práctica otras habilidades para formar relaciones basada en el respeto, la solidaridad y la lealtad, demostrar empatía con aquellos que expresen sus quejas y hacerles ver que es la persona indicada ganándose la confianza del equipo a través de sus acciones.

Fomentar el trabajo en equipo

La buena administración debe propiciar el trabajo en equipo, participativo, que impulse la atención en salud integral. Un líder no puede hacer el trabajo de cientos de personas, pero sí puede integrarlas e involucrarlas efectivamente al confiar en ellas y delegar responsabilidades.

Los líderes logran el trabajo armonizado porque son capaces de convencer y persuadir a los colaboradores al comparar el escenario del porvenir que se pretende alcanzar con el estado actual y poco deseado, de este modo consigue que todos los involucrados dirijan sus esfuerzos a un mismo fin. El líder convence porque está sustentado en una base de credibilidad y perseverancia.

Tomar decisiones ágilmente

Un director en el cuidado de la salud efectivo utiliza su tiempo para tomar decisiones. A través del pensamiento estratégico, un líder es capaz de escoger aquellos problemas que conviene resolver, zanjarlos de forma rentable, usar los recursos con ventaja máxima, siendo productivo e innovador.

En fin, el líder del sector salud es un reformador creativo y efectivo de las circunstancias adversas y ventajosas que se le presentan. Cuando tiene enfrente un problema toma decisiones ágiles pero que han sido analizadas desde los hechos con información veraz, pensadas críticamente y con claridad.

Capacidad dinámica

El líder de cuidado de la salud debe ser capaz de adaptarse a los cambios del entorno sobre todo si no han sido visualizados en el plan de trabajo. Esto requiere que muestre todas sus habilidades y empodere a su equipo de trabajo para atravesar el cambio de la mejor forma posible.

De igual forma, un líder debe ser capaz de gestionar su tiempo para cumplir adecuadamente con las exigencias de su cargo. Asimismo le corresponde resolver conflictos que eventualmente se convertirán en fuente de aprendizaje.

Referencias
https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=57642
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2007-50572015000200008
https://www.saludiario.com/seis-habilidades-de-administracion-que-todo-lider-en-salud-debe-practicar/
https://www.medigraphic.com/pdfs/enfneu/ene-2013/ene132f.pdf


Categorías:

Blog Liderazgo