Cubrebocas Softech: la mejor barrera de protección

Los procesos empleados en la fabricación de la mascarilla Protekcia® Softech, de Hidernis, garantizan una barrera de protección que, además de ofrecer suavidad, su repelencia es superior cuando se trata de mascarillas destinadas a prevenir infecciones y contagios. Los cubrebocas Softech se caracterizan por su excelente repelencia a diferentes fluidos corporales, estornudos, tos, etc. mientras que se reduce el riesgo de contaminación debido a su naturaleza desechable y armónica con el ambiente.

La estructura de los cubrebocas Softech ha sido especialmente diseñada para ajustarse perfectamente, adherirse a los contornos faciales sin irritación y obtener un flujo adecuado de oxígeno que previene malestares en algún personal. Aunque estos cubrebocas han logrado una excelente aceptación en el mercado global para la protección personal, Hindernis sigue trabajando en la investigación y el desarrollo de productos que se caractericen por su superioridad en el área de protección contra agentes patógenos.

Materiales Softech

Los materiales empleados en la fabricación de los cubrebocas Softech han sido utilizados por más de veinte años en la producción de textiles quirúrgicos utilizados como barrera de protección. Mediante un proceso patentado que aún es único en el mundo, se produce un material con una estructura no tejida formada por múltiples capas de pulpa de madera y fibras de poliéster hiladas y enredadas utilizando agua a alta presión, lo que permite prescindir de adhesivos, productos químicos contaminantes o resinas unidas térmicamente.

Lo anterior se traduce en un material microporoso con una estructura formada por fibras que están fuertemente unidas entre sí. A su vez, esto permite obtener una resistencia mecánica excepcional ante las rasgaduras y un excelente rendimiento en la filtración de bacterias. Además, el hecho de que no se utilicen adhesivos ni resinas fundidas térmicamente implica que no existen productos químicos residuales o la filtración de material aglutinante causada por el calor de la fricción.

Tecnología de punta como barrera de protección

La calidad de los cubrebocas Softech está fundamentada en el cumplimiento estricto de los requerimientos y métodos de prueba establecidos en las normas EN 13795 y AAMI PB70, así como también en los protocolos establecidos por las certificaciones ISO 9001:2015, ISO 13485:2016 y el estándar 100 de OEKO-TEX® que han sido otorgadas a Hindernis. Esto, a su vez, permite catalogar los cubrebocas como de protección.

En general, el proceso de fabricación de los cubrebocas Softech se caracteriza por su sostenibilidad y pureza. Tanto el agua utilizada en el proceso como el aire presente en el entorno de fabricación son de altísima calidad, pues cumplen con los más altos estándares. La pulpa de madera utilizada en las diferentes capas de la estructura no tejida también se obtiene de plantaciones que han sido cosechadas siguiendo estrictos controles de calidad; esta barrera de protección contiene más del 50% de fibras renovables y biodegradables.

Además, por la naturaleza del proceso (en la que no se utiliza ningún producto químico) se obtiene una estructura de alta pureza que no solo minimiza la posibilidad de contaminación del producto, sino también las reacciones alérgicas por parte de los usuarios. Si te interesa adquirir estos cubrebocas, entra aquí

 

Fuente: 


Categorías:

Blog Innovación