Infecciones ocasionadas por esporas bacterianas en hospitales

Las esporas bacterianas provienen principalmente de las especies de Bacillus (aeróbicas) y Clostridium (anaeróbicas). Se caracterizan por su capacidad para sobrevivir a altas temperaturas, radiación UV y también al tratamiento con la mayoría de los antibióticos y métodos de esterilización. Esto se debe a que presentan una estructura impermeable de múltiples capas y latencia metabólica, además de una baja hidratación, alta mineralización del núcleo y mecanismos de reparación y protección del ADN.

A pesar del continuo desarrollo de desinfectantes y antibióticos innovadores con actividad antimicrobiana de amplio espectro, las bacterias formadoras de esporas permanecen causando problemas tanto en la industria alimentaria como en los entornos de atención médica. Aunque las infecciones nosocomiales son causadas por muchas clases de microbios, casi el 90% de las infecciones nosocomiales (adquiridas por el paciente durante la atención médica) son producidas por bacterias formadoras de esporas.

Las esporas bacterianas más comunes en el entorno hospitalario

Las especies bacterianas que forman las esporas anaerobias predominantes en el entorno sanitario son miembros de la familia Clostridiaceae y son los agentes causantes de una gran variedad de enfermedades como, por ejemplo, el tétanos, la gangrena gaseosa y el botulismo. En el caso de Clostridium difficile, las esporas causan enfermedades intestinales que van desde diarrea leve hasta inflamación severa del colon que pone en peligro la vida.

Por su parte, los miembros de Lachnospiraceae son abundantes en el tracto digestivo de los mamíferos y se han relacionado con la obesidad, mientras que la colonización por miembros de Erysipelotrichaceae se asocia con trastornos intestinales como enfermedades inflamatorias intestinales y cáncer colorrectal.

Cuando se trata de los formadores de esporas bacterianas aerobias o endosporas, los miembros de la familia Bacillaceae forman parte de los representantes mejor conocidos de bacterias de esta clase presentes en el intestino humano. Aunque Bacillus anthracis fue el primer miembro de este grupo que se asoció con la patología humana, Bacillus cereus actualmente se asocia con la endocarditis, diarrea y síndrome del intestino irritable, además de ser un patógeno asociado con heridas traumáticas y quemaduras en humanos.

Prevención de infecciones a través del personal médico

Debido a que las infecciones nosocomiales producidas por bacterias formadoras de esporas se pueden transferir a través del personal de atención médica, es deber de todos los profesionales de la salud participar en el control de infecciones hospitalarias. En principio, es bien sabido que la higiene personal y el uso continuo del cubrebocas es necesaria para garantizar la salud de todas las personas que ingresan a un centro hospitalario. Por lo tanto, los trabajadores de la salud deben mantenerla como representación del principal modelo a seguir en el entorno.

Para evitar la propagación de las esporas bacterianas en los centros de salud, se requiere llevar a cabo la descontaminación de las manos con desinfectantes adecuados después de estar en contacto con pacientes infectados, además de utilizar prácticas de inyección seguras y equipos esterilizados. Por nuestra parte, en Hindernis ponemos a disposición de todo hospital y clínica, nuestros paquetes de ropa quirúrgica de alta tecnología, esterilizados con el método más confiable y eficaz que no deja residuos químicos sobre la tela: la radiación gamma.

 

 

Fuentes: