Epidemiología y estadística: los retos de la salud pública

Mientras que la medicina tiene como objetivo fundamental el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, el papel de la salud pública es principalmente la prevención de estas. En medicina, el razonamiento se deriva de una comprensión fundamental de la biología y fisiopatología de la enfermedad, así como del fundamento científico de la terapéutica; mientras que las disposiciones en salud pública son el resultado de derivaciones probabilísticas con base en epidemiología y estadística de enfermedades poblacionales.

Aunque se han realizado numerosos esfuerzos para crear una institución unificada, estos se han contenido por la separación de los sectores público y privado, su financiamiento y las responsabilidades asumidas por cada uno. No obstante, las enfermedades que afectan a la población mundial no pueden ser resueltas actualmente con ninguna disciplina trabajando sola. Tal es el caso de las enfermedades cardíacas, el cáncer y el COVID-19, que representan las principales causas de muerte a nivel mundial.

Importancia de la epidemiología y estadística ante el COVID-19

Las enfermedades infecciosas modernas como el SARS-CoV 2 requieren que exista una relación sólida entre la medicina y la salud pública. El sistema de salud debe proveer de una respuesta que salve vidas, realice pruebas e identifique casos con tiempo, además de impulsar la prevención. Sin embargo, la medicina no puede hacer frente a las epidemias por sí sola. Se requiere de la vigilancia de la salud pública, el reconocimiento temprano de los casos índice, el rastreo minucioso de contactos y una cuarentena cuando sea necesario.

Aunque la comprensión de la biología del virus y la enfermedad es necesaria, los estudios de epidemiología y estadística permiten identificar las causas de la aparición del virus y su propagación. A su vez, es posible desarrollar estrategias clínicas y preventivas para controlar la epidemia y prevenir su recurrencia. 

Estrategias epidemiológicas

El desarrollo de pruebas de diagnóstico y la evaluación de su precisión solo se pueden lograr mediante estudios de epidemiología y estadística en personas que formen parte de una población general representativa. Estas pruebas también son la forma más legítima de observar y documentar las características de los pacientes frente a los controles normales y el curso clínico de tales pacientes con la enfermedad, de manera que se puedan identificar los síntomas y signos más discriminatorios y las características pronósticas.

Lo anterior se convierte en la base de la evidencia para el diagnóstico y pronóstico oportuno, pues utilizar pruebas validadas permite cuantificar la verdadera incidencia y prevalencia de una enfermedad, así como la presencia de anticuerpos contra el virus en individuos sintomáticos y asintomáticos. Se necesitan estudios de casos y controles para comprender a los que corren mayor riesgo, incluyendo las características demográficas, clínicas e inmunológicas, así como los factores conductuales, ambientales y comunitarios.

Ante lo expuesto anteriormente, podemos decir que la epidemiología y estadística ayudan a que las instituciones de salud mundiales pueden estar preparadas para comprender el riesgo general de la enfermedad, el riesgo en similares y además estimar el impacto de la enfermedad en la sociedad. Con base en esto, en Hindernis hacemos hincapié en el hecho de que todo lo anterior debe ir acompañado por medidas de prevención básicas como el uso de equipo de protección personal, como paquetes de ropa quirúrgica correctamente esterilizados y cubrebocas en todo momento.

 

Fuentes: