Indicaciones para la correcta asistencia sanitaria en hospitales

La Organización Mundial de la Salud ha recomendado la implementación de cinco estrategias fundamentales para prevenir o limitar la transmisión de COVID-19 en los centros de asistencia sanitaria. Estos incluyen la detección temprana de pacientes infectados con SARS-CoV-2; la aplicación de precauciones estándar en la atención de todos los pacientes; implementar precauciones adicionales de contacto, gotas y aerosoles; controles administrativos; y controles ambientales y de ingeniería.

1. Reconocimiento temprano de pacientes infectados

Es necesario evaluar a todas las personas en el primer sitio de contacto con el entorno hospitalario, así como también detectar de inmediato a los pacientes hospitalizados con sospecha de COVID-19, a los que no se realizaron pruebas de detección y triaje, o aquellos que se infectaron dentro del entorno hospitalario. Sin embargo, esto puede llegar a ser una tarea muy difícil debido a la gran cantidad de infecciones respiratorias agudas y las características clínicas atípicas del COVID-19.

2. Precauciones estándar para todos los pacientes

Estas precauciones apuntan a reducir el riesgo de transmisión de sangre y otras fuentes de patógenos, tanto reconocidas como no conocidas. Asimismo, forman parte del nivel básico de precauciones que deben usarse en todo momento durante la asistencia sanitaria de todos los pacientes para controlar las infecciones, e incluyen la higiene de las manos y las vías respiratorias, el uso de equipo de protección personal adecuado (de acuerdo con la evaluación de riesgos), la limpieza ambiental y el manejo seguro de los desechos.

3. Precauciones adicionales

El virus SARS-CoV-2 se transmite principalmente por contacto directo con personas infectadas y contacto indirecto con superficies en el entorno inmediato o con objetos utilizados en la persona infectada (por ejemplo, estetoscopio o termómetro). Sin embargo, la transmisión por vía aérea del virus COVID-19 es posible en circunstancias y entornos en los que se realizan procedimientos de generación de aerosoles como, por ejemplo, intubación, traqueotomía, reanimación cardiopulmonar, broncoscopia, entre otros.

Por lo tanto, los trabajadores de salud que realizan procedimientos en los que se generan aerosoles o que estarán en entornos donde se realizan tales procedimientos a pacientes sospechosos o confirmados de COVID-19, deben utilizar un cubrebocas de alta eficiencia. Recomendamos el uso de  cubrebocas Protekcia que puedes encontrar dentro de nuestra tienda en línea.

4. Controles administrativos

Forman parte de estos controles: establecer infraestructuras y actividades sostenibles relacionadas con la prevención y el control de infecciones; asegurar el cumplimiento de las políticas y procedimientos establecidos en todos los aspectos de la atención médica; capacitar al personal encargado de cuidar a los pacientes; garantizar el acceso a las pruebas de laboratorio para la detección de COVID-19; proveer el suministro adecuado de equipos de protección personal; prevenir el hacinamiento, entre muchas otras actividades.

5. Controles ambientales y de ingeniería

Este tipo de controles son fundamentales cuando se trata de reducir la concentración de aerosoles respiratorios infecciosos en el aire y la contaminación de superficies y objetos. Incluyen normas para una ventilación adecuada de acuerdo con áreas específicas en las instalaciones de atención médica, diseño estructural adaptado, separación espacial, pero sin dejar a un lado la limpieza ambiental adecuada. Sin embargo, cuando la capacidad de la sala de asistencia sanitaria es limitada, esto puede no ser factible.

 

 

Fuente: