Prevención y control de las principales infecciones nosocomiales

Las infecciones nosocomiales se presentan en pacientes que han sido hospitalizados. Sin embargo, no son infecciones existentes al momento del ingreso al hospital, ni que estaban incubándose en el paciente. Es decir, el término “nosocomial” se emplea para cualquier enfermedad que haya sido adquirida por un paciente bajo atención médica. Por lo tanto, también es común referirse a tales enfermedades como “infecciones asociadas a la atención médica” o intrahospitalarias.

Tales infecciones pudieran tener efectos adversos en el paciente o causar un retraso en su recuperación, detrimento funcional o daño estético con consecuencias para toda la vida. El tratamiento suele requerir hospitalización prolongada, investigaciones adicionales, intervención quirúrgica y tratamiento antimicrobiano, lo que suma considerablemente a los costos iniciales de atención médica. Es por esto que, a nivel mundial, los seguros médicos suelen negarse a pagar tales costos, alegando que podrían haberse evitado.

Tipos de infecciones nosocomiales

Los tipos de infecciones más comunes incluyen:

  • Infecciones del torrente sanguíneo asociadas a la vía central: Son infecciones mortales con una tasa de incidencia de muerte del 12% al 25%. Se deben principalmente al uso prolongado de catéteres en la vía central.
  • Infecciones del tracto urinario asociadas a catéteres: Estas representan el tipo más común de infección adquirida en la atención médica, siendo más del 12% de las infecciones reportadas. Los catéteres internos sirven como un conducto para la entrada de bacterias, mientras que el drenaje imperfecto del catéter retiene un cierto volumen de orina que provee estabilidad a la residencia bacteriana. Algunas complicaciones incluyen orquitis, epididimitis y prostatitis en hombres, además de pielonefritis, cistitis y meningitis en todos los pacientes.
  • Infecciones del sitio quirúrgico: Son el segundo tipo más común de infecciones nosocomiales, causadas principalmente por Staphylococcus aureus que resultan en hospitalización prolongada y riesgo de muerte. La incidencia puede ser de hasta 20% dependiendo del procedimiento y los criterios de vigilancia utilizados.
  • Neumonía asociada a ventilación mecánica: Es una neumonía con una ocurrencia que va desde 9 a 27% entre los pacientes que requieren ventilación mecánica. Suele ocurrir dentro de las 48 horas posteriores a la intubación traqueal, siendo síntomas comunes de esta afección la fiebre, la leucopenia y los sonidos bronquiales.

Prácticas actuales para la prevención de infecciones

Las principales prácticas utilizadas en la prevención de infecciones nosocomiales incluyen prevenir la introducción de agentes patógenos en el entorno sanitario y los pacientes; mantener el entorno hospitalario limpio; evitar la translocación de bacterias a posibles sitios de infección; desarrollar sistemas de auditoría y vigilancia; y capacitar al personal para que reconozca a los pacientes y las situaciones de alto riesgo, el uso de la ropa médica adecuada y las estrategias adecuadas de prescripción de antibióticos.

En Hindernis contribuimos en dicha prevención mediante el empleo de la última tecnología en salud para la fabricación de una amplia variedad de paquetes de protección quirúrgica de un solo uso clasificados bajo el estándar AAMI PB70 según el nivel de riesgo de contaminación y esterilizados con radiación gamma para asegurar la mayor protección. La ropa quirúrgica desechable brinda protección contra fluidos corporales, sangre, materia fecal y otros contaminantes, incluyendo los microorganismos que se propagan entre los miembros del personal de salud y los pacientes.

 

Fuentes: