¿Cómo deberá afrontar la fase 3 del COVID-19 el sector salud?

Aunque todavía no están disponibles vacunas y/o medicamentos específicos para COVID-19, se han implementado ciertas medidas en la sociedad y en el sector salud como una forma de reducir la cantidad de infecciones y salvar vidas. Tales medidas incluyen acciones de individuos, instituciones, comunidades, gobiernos locales y nacionales y organismos internacionales para frenar o detener la propagación de COVID-19. Sin embargo, dependen de la evolución local de la pandemia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado cuatro niveles de transmisión de COVID-19 que se pueden presentar en países o áreas locales dentro de estos:

  1. No se reportan casos.
  2. Existen casos esporádicos.
  3. Existen casos agrupados en lugar y tiempo
  4. Es posible la transmisión comunitaria debido al alto número de casos.

Según las necesidades de cada país o región con respecto al nivel en que se encuentre la transmisión del virus, se tomarán medidas considerando, además, aspectos como la cultura, las condiciones de vida y el acceso a los recursos necesarios en el sector salud con el principal objetivo de llevar la transmisión a niveles de casos esporádicos o ningún caso en absoluto.

Medidas generales para todo el sector salud

Entre las principales medidas que se han tomado alrededor del mundo para frenar la propagación de la enfermedad resaltan la detección y el aislamiento de casos, la localización de contactos y el establecimiento de estados de cuarentena, las medidas de distanciamiento social y físico, la restricción de viajes internacionales y el desarrollo de vacunas y tratamientos. Esto sumado a medidas de protección individuales contra COVID-19, como el lavado frecuente de manos y los protocolos de higiene para la tos.

Sin embargo, para garantizar la efectividad de tales medidas es necesario que se implementen con el compromiso total de todos los miembros de la sociedad. Tanto las comunidades como los profesionales del sector salud deben estar incluidos. Además, se deben comunicar los riesgos de manera clara y regular de manera que se fundamenten las estrategias de respuesta y las personas puedan tomar las decisiones correspondientes para protegerse y ayudar a alcanzar el objetivo de salud pública de poner fin al brote. 

Medidas específicas de atención médica

Es de gran importancia que se puedan evaluar a las personas rápidamente, tratar a los pacientes de manera efectiva y proteger tanto a los hospitales como al personal médico. Para lograr el más alto nivel de efectividad en la respuesta al brote de COVID-19 se recomienda el uso de estrategias y prácticas específicas de control y prevención de infecciones recomendadas por la OMS, entre las que destacan:

  • Asegurar el triaje clínico como un sistema para evaluar a todos los pacientes durante su ingreso. Esto permite el reconocimiento temprano de posibles casos de COVID-19 y el aislamiento inmediato de pacientes con sospecha de enfermedad (control de fuente).
  • Aplicar precauciones estándar para todos los pacientes. Estas incluyen la higiene de las manos y las vías respiratorias, el uso del equipo de protección personal adecuado, el manejo seguro de desechos, la limpieza ambiental y la esterilización del equipo de atención al paciente, entre otros.
  • Implementar precauciones adicionales para casos sospechosos de COVID-19 como, por ejemplo, el uso de máscaras faciales o respiradores certificados en el sector salud.

El uso apropiado y regular del equipo de protección personal también ayuda a reducir la propagación de agentes patógenos. Al respecto, Hindernis ofrece una serie de productos de protección para el personal de la salud y pacientes, incluyendo cubrebocas fabricados bajo los más altos estándares de calidad.

 

  • WHO. (2020). Coronavirus disease 2019 (COVID-19): Situation Report – 72, 1 April 2020. Geneva: World Health Organization.
  • WHO. (2020). Operational considerations for case management of COVID-19 in health facility and community, Interim guidance, 19 March 2020 (WHO/2019-nCoV/HCF_operations/2020.1). Geneva: World Health Organization.
  • WHO. (2020). Infection prevention and control during health care when COVID-19 is suspected, Interim guidance, 19 March 2020 (WHO/2019-nCoV/IPC/2020.3). Geneva: World Health Organization.