Asepsia y la antisepsia en cirugías por Armando Sánchez Mejía

Desde el inicio de la humanidad, hemos buscado maneras de corregir, contrarrestar, sanar y prevenir diversos padecimientos, ya sean huesos rotos, enfermedades adquiridas o defectos genéticos. Se han encontrado restos humanos que datan desde el neolítico con evidencias de trepanaciones con proceso cicatrizante, es decir, que el paciente sobrevivió al procedimiento. Desde entonces los procedimientos quirúrgicos han evolucionado hasta el punto donde se le puede reemplazar el corazón a una persona u operar desde el útero de la madre.

En todo este tiempo, uno de los más grandes problemas a los que se han enfrentado los especialistas en la salud son las infecciones, de hecho, ellas son la causa más importante por la cual una operación fracasa.

¿Cómo prevenir infecciones?

Hoy en día nos parece obvio que la correcta limpieza durante un procedimiento quirúrgico es vital para evitar infecciones, sin embargo, no siempre fue así. Durante mucho tiempo no se tenía conocimiento sobre muchos patógenos ni los medios de contagio y, mucho menos, se solían llevar a cabo prácticas de limpieza durante las cirugías.

La asepsia y antisepsia. Cronología de eventos.

1847- Ignaz Semmelweis, médico húngaro, se dio cuenta que había una importante relación entre la práctica de lavarse las manos y la reducción de la tasa de mortalidad durante partos. Hasta entonces, la fiebre puerperal o “fiebre del parto” cobraba la vida de entre el 10% y el 35% de las madres. Semmelweis impulsó el uso de una solución de hipoclorito de sodio y con ésto se logró reducir la tasa de mortalidad del 14% en 1846 al 1% en 1848.

1865- Louis Pasteur propone que los microorganismos son los responsables de la putrefacción de la comida. Crea el proceso de pasteurización.

1867- Joseph Lister, cirujano inglés, relacionó las infecciones con la alta tasa de mortalidad tras una cirugía y, después de leer el trabajo de Pasteur sobre microorganismos que contaminaban la comida, se le ocurrió que, al ser problemas similares, podrían tener una solución similar. Lister probó cubrir heridas con vendajes empapados en ácido carbólico (fenol) y con ellos se redujo la tasa de infecciones. Ante este éxito decidió probar también el lavado de manos y la esterilización de instrumental quirúrgico antes de cualquier operación. Lister logró reducir dramáticamente las infecciones y por ello es conocido como el Padre de la cirugía antiséptica.

1880- Se descubre que los gérmenes son transportados en las manos, ropa, gasas e instrumental quirúrgico.

1886- Gustav Adolf Neuber, cirujano alemán, abrió su propio hospital privado en el cual aplicó los principios de la asepsia. De hecho su hospital fue el primer hospital aséptico del mundo.

1894- William S. Halsted, cirujano americano, instauró el aseo de mesas de operaciones y de el quirófano en general con el uso de sustancias germicidas, lavado de manos, el uso de batas blancas, cubrir el cabello y usan guantes previamente esterilizados. Halsted también es pionero en el uso de opio como analgésico. Es conocido como uno de los 4 grandes fundadores del prestigioso hospital Johns Hopkins, en el cual, su sala de operaciones era famosa por los “milagros” médicos que ahí ocurrían, gracias a sus prácticas de limpieza y esterilización.

1918- La influenza española causó entre 50 y 100 millones de muertes en todo el mundo, tuvo una tasa de morbilidad del 80% de la población mundial. Al ser implantadas las medidas de la OMS de higiene de manos, junto con correctas prácticas respiratorias se redujo en un 50% el pico de contagios.

A partir de entonces las medidas como lavarse las manos, el uso de soluciones antisépticas, el correcto secado de manos, la esterilización del instrumental quirúrgico, el uso de pijamas quirúrgicas, entre otros recomendados por la OMS han logrado disminuir el porcentaje de enfermedades relacionadas a la falta de higiene hospitalaria. Aún quedan cosas que se pueden mejorar y medidas que se pueden implementar pero es necesario un trabajo en conjunto para lograrlas.

En Hindernis ponemos de nuestra parte para reducir el número de infecciones en quirófanos con la creación de nuestros paquetes quirúrgicos esterilizados con la mejor tecnología y hechos con las materiales más innovadores para mantener a los patógenos alejados, tanto del paciente como de los doctores.

 

¡Ponte en contacto con nosotros!

Llámanos al 1741-4202

Y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales como @hindernismexico

 

Referencias:

William Stewart Halsted.  Charles Coulston Gillispie, Dictionary of Scientific Biographies. Charles Scribner’s Sons. New York, 1970. Volúmen 6: 77-78.

Virginia Arreguín y Juan H. Macías. (Unknown). Asepsia, uno de los grandes logros del pensamiento. Mayo 2017, de Revista UNAM Sitio web: http://www.revista.unam.mx/vol.13/num8/art79/

Halsted, William S. (1899). “The Contribution to the surgery of the bile passages, especially of the common bile-duct”. The Boston Medical and Surgical Journal.