Asepsia y antisepsia quirúrgica: ¿Cuál es la diferencia?

Ciertos estudios han mostrado que más del 50% de las infecciones del sitio quirúrgico se pueden prevenir. Si bien los cirujanos solo pueden modificar un número limitado de factores de riesgo, existen ciertas medidas que se pueden implementar para mitigar el riesgo de infección. La asepsia y antisepsia quirúrgica son conceptos importantes que forman parte fundamental de tales estrategias preventivas. Por lo tanto, su comprensión y cumplimiento de las mejores prácticas por parte de los cirujanos es de gran importancia.

Las infecciones del sitio quirúrgico son aquellas que se presentan después de la cirugía. Pueden ser superficiales, cuando afectan la piel o el tejido subcutáneo del lugar de la incisión; o profundas, si alcanzan tejidos blandos como, por ejemplo, el tejido conectivo fibroso y las capas musculares. Este tipo de infecciones tienen un impacto significativo en la mortalidad, morbilidad y calidad de vida de los pacientes sometidos a procedimientos quirúrgicos, pero también representan un alto costo económico para el sistema de salud.

Diferencias entre cada una de las prácticas

Con frecuencia se confunden los conceptos de asepsia y antisepsia quirúrgica o se utilizan como sinónimos. Sin embargo, se refieren a procedimientos distintos. La asepsia implica la destrucción completa de los microbios, mientras que la antisepsia también permite eliminar y expulsar microbios, pero solo parcialmente, haciéndolos lo más inofensivos posible al eliminar algunos de ellos. Por otra parte, la asepsia se logra mediante aire caliente seco o vapor de agua a alta temperatura, mientras que la antisepsia se logra utilizando químicos.

En términos más formales, la asepsia se define como la ausencia de microorganismos patógenos en una cantidad suficiente para no causar una infección. Por su parte, la técnica aséptica se refiere a los métodos utilizados para lograr la asepsia mediante la prevención de la contaminación de los sitios susceptibles durante los procedimientos invasivos. Para una adecuada prevención y disminución del riesgo de las infecciones quirúrgicas es necesario que se practique tal técnica a lo largo del período perioperatorio completo.

En el caso de la antisepsia, se trata del proceso de reducir o inhibir el crecimiento de microorganismos en la piel o membranas mucosas. Los productos utilizados para la antisepsia se denominan antisépticos. Aquellos que se usan comúnmente en la atención médica incluyen productos de higiene de manos, desinfectantes para la piel antes de la cirugía (preoperatorios), exfoliantes quirúrgicos para manos, tinturas y enjuagues bucales.

Hindernis – Asepsia y antisepsia quirúrgica

Debido a que la ropa quirúrgica de Hindernis es esterilizada utilizando Ebeam y radiación gamma, es posible garantizar la destrucción total de organismos patógenos en los tejidos sin la presencia de residuos químicos. Por lo tanto, no se trata de procedimientos preventivos simples de antisepsia, sino estrategias eficaces de protección que forman parte de la técnica aséptica mencionada anteriormente.

Es así como el uso de ropas y campos estériles incluidos en los paquetes para procedimientos quirúrgicos, permiten procurar la asepsia y antisepsia quirúrgica al proteger el sitio de la incisión de una posible contaminación y, a su vez, de infecciones adquiridas en el sitio quirúrgico.

 

Fuentes: